domingo, 30 de septiembre de 2012

Galletas de mantequilla y glasa

Este finde he estado horneando galletas, es la primera vez que uso esta receta y me ha parecido exquisita. Las galletas saben exactamente igual que las de las latas que se compran en cualquier supermercado, y con la glasa, han quedado muy ricas. La receta es de Mariló, de la casita dulce de las flores. Aquí os la dejo.
Para las galletas:
250gr de mantequilla a temperatura ambiente.
250gr de azúcar glass.
1 huevo entero + 1 yema.
1 cucharadita de esencia si se quiere (yo no le puse).
1 pizca de sal.
500gr de harina de repostería.
Para la glasa:
1 clara de huevo.
300gr de azúcar glass.
Unas gotitas de limón.
1 pizca de sal.
Preparación de la galleta:
Primero mezclamos la mantequilla con el azúcar hasta que quede cremoso, añadimos los huevos batidos y volvemos a mezclar (se puede usar la batidora). Tamizamos la sal con la harina y la vamos añadiendo poco a poco hasta que quede bien integrada. Yo terminé de amasar con las manos. Metemos la masa en un bol o envase hermético y la dejamos en la nevera al menos 4 horas. Después sólo hay que sacarla y amasarla con un rodillo entre 2 hojas de papel vegetal. Yo he ido cogiendo trocitos de masa poco a poco. Debe quedar una galleta gordita, de unos 4 cm de grosor. Cortamos las galletas con la forma deseada y horneamos unos 12 ó 14 minutos a 180º (dependerá del horno). No las pongáis demasiado juntas para que no se peguen y se nos estropeen en el horno. Cuando las saquemos, debemos dejarlas enfriar en una rejilla. Y sólo cuando estén frías, las podremos decorar. Yo las he metido en una lata hasta el momento de la decoración, sacándolas poco a poco para que estén frescas.
Preparación de la glasa:
Batimos la clara hasta que espume. añadimos el limón y la sal y vamos echando azúcar (previamente tamizada) sin dejar de batir hasta que tengamos la textura deseada. A mi me ha sobrado un poco de azúcar de los 300gr. Primero será una textura consistente para hacer los bordes de la galleta. Dividimos la glasa en 2 y la echamos en 2 cuencos diferentes. Añadimos colorante, uno rojo y otro morado. Ahora tenemos que poner cada glasa en una manga con la boquilla más pequeña redondita, o bien, podemos cortar un poquito la puntita de la manga y no usar boquilla (eso he hecho yo, porque sólo tenía una y necesitaba una para cada color). Bien, pues ahora, perfilamos los bordes de la galleta con la glasa, unas de color rojo y otras morado. Cómo si estuviésemos escribiendo. Una vez perfiladas todas las galletas, vertemos la glasa de cada manga en su cuenco y le añadimos agua con una cucharita hasta conseguir una consistencia más ligera para rellenar. Por último, rellenamos cada galleta haciendo las formas que deseemos, podemos añadir confetis, perlitas, alternar los colores... eso ya lo dejo a vuestra imaginación. 
Espero que os animéis porque no es difícil, sí entretenido, pero si yo puedo, vosotros también. ¡Buen provecho!

6 comentarios:

  1. Muchas gracias, la verdad es que quedaron chulas, pero además estaban muy ricas, te las recomiendo!!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, la verdad es que quedaron chulas, pero además estaban muy ricas, te las recomiendo!!!

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias, la verdad es que quedaron chulas, pero además estaban muy ricas, te las recomiendo!!!

    ResponderEliminar
  4. Me voy a animar...ya te contare...gracias por la receta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, espero que te quedaran bien. La glasa es complicada... pero cuando le pillas el punto ya no se te resiste!

      Eliminar