viernes, 15 de julio de 2011

Tarta de yogurt con fresas para Raúl.

Esta tarta la hice para el primer cumpleaños de Raúl, nos encantó a todos y ahora voy a dejaros la receta. Podéis sustituir las fresas por otra fruta. Yo la hice con la Thermomix, pero la podéis adaptar. Espero que os guste.
Ingredientes:
Para la base:
80 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
1 paquete de galletas maría trituradas lo más fina que sea posible (en Thermomix serían 5 segundos a velocidad 9).
1 chorreón de coñac.
Para la tarta de yogurt:
6 hojas de gelatina neutra.
100 gr de agua para hidratar la gelatina.
3 yogures naturales (yo uso griego).
200gr de nata para montar.
1 lata pequeña de leche condensada.
1/2 kg de fresas trituradas.
Para la cobertura:
200 gr de mermelada de fresas.
2 cucharadas de zumo de limón.
3 hojas de gelatina neutra.
50 gr de agua para hidratar la gelatina.
Preparación:
Primero vamos a preparar la base. Derretimos un poco la mantequilla en el microondas o en un cazo y la mezclamos con las galletas trituradas y el chorreón de coñac. Lo ponemos en un molde desmontable de unos 24 cm y lo aplastamos muy bien para que quede compacto. Reservamos en el congelador.
Ahora, vamos a preparar la tarta de yogurt. Primero pondremos los 100gr de agua en el microondas para que se calienten, unos segundos nada más. Luego, pondremos las 6 hojas de gelatina en el agua hasta que esté blandita. Trituro las fresas con los yogures, la nata, la leche condensada, la gelatina escurrida y el agua también. Si lo hacéis con batidora, se tritura hasta que no queden grumos. Si tenéis Thermomix, trituramos en velocidad 5 hasta que quede fina.
Una vez que tengamos el relleno de la tarta listo, lo añadimos a la base que teníamos reservada en el congelador. Dejamos que cuaje en la nevera. 
Cuando la tarta haya cuajado, prepararemos la cobertura (yo prefiero hacerlo de un día para otro). Para ello, hidratamos las dos hojas de gelatina en el agua tibia, como hicimos antes, y se lo añadimos a la mermelada y el zumo de limón. Calentamos un poco en un cazo. Finalmente, echamos la cobertura por encima de la tarta y dejamos en la nevera al menos 3 horas antes de servir.
Desmoldamos, adornamos nuestra tarta según el motivo que queramos resaltar y lista para comerla. ¡Buen apetito!



No hay comentarios:

Publicar un comentario